Home / Test Drive / Volkswagen Jetta 2018: Superior por donde lo mires

Volkswagen Jetta 2018: Superior por donde lo mires

La renovación de los productos del portafolio de Volkswagen continúa, hace poco vimos la nueva Tiguan y el Passat, ahora tenemos la agradable oportunidad de probar el nuevo Volkswagen Jetta, y sin exagerar, nunca nos sentimos tan cerca de estar en un auto de lujo por un precio que ronda los $26,000.

El primer Volkswagen Jetta se presentó en 1979, y desde entonces han pasado siete generaciones que han ayudado a este modelo a madurar hasta convertirse en un sedan mediano de buenas proporciones y un diseño diferente. La séptima generación del Jetta debutó en el Salón Internacional del Automóvil de Norte América en Detroit, Michigan, a inicios de año, después de que Volkswagen lanzara un boceto del diseño exterior en diciembre de 2017. Al igual que sus predecesores, es producido en la fábrica de Volkswagen en Puebla, México.

El Jetta se basa en la versátil plataforma MQB de Volkswagen, que sirve de base para otros vehículos, incluidos el Volkswagen Golf y hasta el Volkswagen Atlas. La adaptabilidad de esta permite jugar con el tamaño de este sedán, que ahora es 58 milímetros más largo, 21 más ancho y su altura es 23 milímetros más bajo, ayudando a darle una apariencia más deportiva.

El espacio es una de las principales fortalezas del Jetta. Volkswagen ha entendido como aprovechar cada rincón dentro de la cabina. Los asientos delanteros ofrecen buen espacio y una posición agradable de manejo para conductor y pasajero. En nuestra versión de pruebas ‘R-Line’ encontramos asientos en cuero que brindaban un buen soporte lateral con una agradable terminación y textura al tacto.  En la parte trasera, dos adultos podrán viajar cómodamente e incluso incluir un tres pasajero en la fila trasera sin mayores problemas. El maletero impresiona por su tamaño, 510 litros de capacidad que aumenta si abatimos los asientos. Para los objetos personales encontraremos una amplia guantera, un compartimiento en la consola central que además guarda un segundo puerto USB (útil para cargar dispositivos), portavasos y bolsilos con espacio para botellas de agua en las puertas.

Los materiales han mejorado mucho si comparamos el nuevo modelo con sus generaciones anteriores. Detalles en negro piano, tapicería de cuero real en las versiones ‘R-Line’ y Highline nos hacen sentir en un ‘baby Audi’. El diseño también aporta es esa experiencia, el uso de formas angulares en toda la extensión del tablero, bajando por laconsola central desde los portavasos hasta el apoyabrazos y el compartimiento de la parte central hacen sentir al Jetta como un auto moderno, actual pero sin exagerar formas. La iluminación de ambiente es otro elemento que no esperaríamos en este segmento, cuenta con 10 colores personalizables y recorren los compatimientos del auto, junto a la longitud del tablero. Uno puede pasar de tonos absurdos como el verde y fucsia (que da la sensación de estar en un ‘car fashion’) hasta tonos elegantes como el azul, naranja y rojo.

El tablero en la versión que probamos es análogo, con dos grandes relojes para velocimetro y tacometro, de fácil lectura, con un aro de detalle rojo en el fondo de la carátula, aportando un toque deportivo. La parte central incorpora una pantalla para la computadora abordo, que nos brinda información del manejo, consumo y advertencias de seguridad por medio de una interfaz gráfica.

Una pantalla táctil es el canal de entrada al sistema de información y entretenimiento que incorpora Radio CD/MP3 con bluetooth, salida USB, SD y AUX con  App-connect e interface movil conectado aun sistema de audio de bocinas.

Buena noticia: Solamente turbocargado

Un cambio importante en el Jetta es que esta generación no verá en su oferta un motor de aspiración natural. El confiable pero ya añejo motor 2.5 de cinco cilindros es abandonado a favor de 1.4 litros turbocargado que ya se usa en otros modelos de la familia Volkswagen y Audi. Capaz de entregar 150 caballos y 250 Nm de torque, es un motor eficiente con buena aceleración desde la parte baja del rango de revoluciones. A pesar de su pequeña cilindrada, el muy agradable en ciudad y no es necesario exigirlo para lograr un desplazamiento adecuado. En cada de exigirlo, la entrega de potencia es rápida con un empuje que se mantiene mientras el indicador del tacómetro recorre el tablero.

Junto a este motor recibimos una transmisión automática de seis velocidades con la opción de manejo manual. Su comportamiento es bueno, especialmente en carretera, donde administra las marchas de forma inteligente sacando provecho a la entrega de potencia del motor, muy bien calibrada tanto para ciudad como para viajes largos en caminos abiertos.

Existen cuatro modos disponibles de manejo que se cambian por medio de un botón junto al selector de los cambios y que se ve reflejado mediante una atractiva imagen en la pantalla central. Eco, Normal, Sport y Custom que varían la fuerza que ejerce el timón (que ofrece dirección asistida electrónicamente), la respuesta del cuerpo del acelerador y la velocidad de la caja de cambios brindando un manejo suave y fluido en Eco o una reacción viváz si lo pasamos a Sport.

Su chasis y suspensión están bien definidos a ofrecer una conducción cómoda, por lo que al exigirlo no encontraremos mucho dinamísmo. La suspensión es suave y no tiene problemas en aislar de forma adecuada las irregularidades del camino, a pesar de su suavediad logra evitar el balanceo en curvas y se mantiene muy estable.

Las asistencias electrónicas son parte de los elementos de seguridad destacados en el Volkswagen Jetta, donde nos llama la anteción la incorporación de un sistema de bloqueo electrónico del diferencial (EDL) además de los sistemas usuales de asistencia de frenada como ABS, EBD y control de tracción y estabilidad. Todas las versiones incorporan frenos de disco a las cuatro ruedas y seis bolasas de aire.

El Jetta ofrece un equipamiento que lo pone en una posición privilegiada frente a sus principales competidores, especialmente a los japoneses. Un auto agradable, de gran nivel en el que, si no vez los emblemas, te hace sentir que estás manejando un auto de una precio mucho mayor.

About Benjamin Chellew

Dedicado al periodismo de los motores con estudios de Mecánica Automotriz en la Universidad Tecnológica de Panamá. Emprendedor, Car Guy y aficionado a los deportes

También puedes ver

Volkswagen Saveiro 2018: Un gigante compacto de trabajo

Debo admitir que soy un gran aficionado de los ‘pick-up’ compactos. Simplemente me parecen geniales. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *