Home / Noticias / En una Combi rumbo a Alaska

En una Combi rumbo a Alaska

Una mesita con artesanías elaboradas por ellos mismos, la dócil y amistosa perrita Gaia, y unas simpáticas y  afables sonrisas.  Ese es el memorable recibimiento al acercarse a la Combi llamada “Catarina Sem Fronteiras”. Se estaciona junto a clubes VW, ferias de artesanos o junto al mar.  La pareja formada por el argentino Pablo Calabresi y la brasileña Kelly Eurich están cumpliendo su sueño de unir Brasil y Alaska en una ruta personal, apasionante y en la que hacen amigos en el camino.

Panamá no podía faltar en su trayecto. Han sido felices en el país, no solo aceptados, sino que muy queridos. Han encontrado una familia que los ha recibido y han compartido juntos.

“Te cuento como comenzó todo. Trabajábamos como dos personales normales. La Combi ya la teníamos. Viajábamos bastante los fines de semana. Hasta que un día decidimos romper la rutina diaria, dejar nuestros trabajos. Tomamos el dinero que teníamos y lo pusimos en esta casa con cuatro ruedas”

Es lo que viven usualmente en cada país. Encuentran de manera casual a familias que los atiende, le dan alimentos, los invitan a sus casas o les dan trabajo. Más que solo vender productos artesanales en encuentros masivos, les interesa el contacto humano, la conversación y el intercambio de experiencias. Responden las preguntas de la gente. Quieren enviar el mensaje que vivir viajando es un sueño posible.

“Te cuento como comenzó todo. Trabajábamos como dos personales normales. La Combi ya la teníamos. Viajábamos bastante los fines de semana. Hasta que un día decidimos romper la rutina diaria, dejar nuestros trabajos. Tomamos el dinero que teníamos y lo pusimos en esta casa con cuatro ruedas”, cuenta Pablo. La meta fue salir durante cuatro o cinco años a conocer otros países, culturas y gentes.  Ya llevan un año y medio en carretera, y han recorrido 10 países.

“Tantos años de estudiar, de ir a la Facultad y al final la vida te da sorpresas como dice la canción de Rubén Blades”, añade el viajero, entre risas. Para la familia fue difícil la decisión porque Pablo vivía en Brasil durante ocho años, pero gracias al  Whatsapp y las redes sociales se han mantenido en contacto frecuentemente.

Lejos de ser viajeros despreocupados, que improvisan para resolver los problemas prácticos de cada día, la pareja planificó muy bien su fuente de energía, sus necesidades de agua potable, la refrigeración de sus alimentos. Cuentan con un baño químico, un lavarropa, además de otras comodidades y confort, que lo convierten en un minihogar cómodo.

¿Quién de los dos cocina?

“Gracias a Dios yo”, afirma Kelly entre carcajadas.  Pablo ayuda, eso sí, con el corte de los vegetales pero quien domina el arte de la estufa y el horno  es ella. “Yo cocino de todo. Vegetales o carne. Lo que más nos interesa es conocer la comida de cada país. De Panamá me llevo el sabor del pescado frito con patacones”.

¿Se duerme bien en una Combi?

“La cama está bien preparada con una espuma que no provoca dolores de espalda. Se extiende entre 1.80 x 1.10 centímetros. Nos acomodamos muy bien los dos. Yo soy flaquita y Pablo también”.

¿Qué extrañan más de sus casas en la ciudad?

“En Panamá el aire acondicionado (se ríe). Y en las ciudades muy frías, la ducha caliente nos hace falta pero en general tenemos bastante confort. Uno se va adaptando”, afirma Kelly, siempre con una sonrisa en los labios.

Cuentan con un panel solar en el techo, como gran herramienta para ser autosuficientes y no tener que estar pidiendo en el camino. Llevan una nevera. Tienen una buena capacidad para guardar agua potable.
Luego de planificar durante dos años, lograron que fuera un hogar móvil sustentable. La idea es estar en medio de la nada y obtener energía del sol.

El panel es de 320 watts que alimenta una batería de ciclo profundo, que es de 240 amperes. Puede darle energía a una nevera de 12 voltios y de 50 litros de capacidad. Cuentan con un conversor también para los diferentes tipos de electricidad, según el país. Lo utilizan para los ventiladores.

Catarina es un hogar bastante completo. Su nombre proviene del estado brasileño de donde provienen: Santa Catarina. Se trata de un vehículo que responde bien a la aventura, a los diferentes climas. A la lluvia, a la nieve, al intenso sol y a la altura de las montañas. Se ha dañado muy poco y Pablo ha tenido que desarmar y armar el motor un par de veces.

Para cruzar la frontera entre Colombia y Panamá, se tuvieron que separar de su casa durante una semana. La Combi cruzó dentro de un contenedor, mientras ellos lo hicieron en avión.

“Panamá es un país agradable, con gente muy simpática. Es también un país muy pequeño. Después de recorrer durante largos periodos países tan grandes como Brasil o Colombia, encontramos chico a Panamá. Aquí todo está cerca. La montaña o el mar. Eso está bueno”, dice Pablo con entusiasmo.

La posibilidad de estar conectados a Internet durante todo el día es algo que han apreciado en el sistema panameño, a través de los planes de Data Ilimitada.

Pablo y Kelly suman hasta ahora buenos recuerdos. No han tenido ningún incidente que lamentar. Tampoco, ninguna experiencia con delincuentes. Lo más desagradable fue una vez que saliendo de Ecuador se les apareció una jauría de perros. Intentó esquivarlos pero golpeó a uno de ellos, que afortunadamente salió ileso, aunque la defensa de la Combi sufrió una abolladura.  La tuvo que reparar.

El plan es continuar el recorrido hasta México donde el plan es trabajar durante una temporada como instructor de buceo. Allí esperan recibir la visita de sus familiares. Otro proyecto es trabajar en la cosecha de la cereza en Canadá, luego de cruzar, por supuesto, Estados Unidos.  A pesar de las estadías en los diferentes países no quieren perder su meta que es visitar Alaska, para luego retornar de vuelta a Brasil por una ruta alternativa. Quisieran visitar Venezuela, a donde no pudieron entrar por los problemas fronterizos.

Los viajeros agradecen toda la solidaridad que han encontrado en el camino y se sienten entusiasmados de continuar su singular trayecto entre Brasil y Alaska.

About Mario Andrés Muñoz

Periodista especializado, de larga trayectoria en periódicos y revistas de Panamá. Comentarista en el programa Octanos (YXY 92.9) y editor en la revista mensual Octanos.

También puedes ver

Triplete de Audi en DTM con la victoria de René Rast

Un triplete perfecto: tras conseguir la victoria en el campeonato de fabricantes en el DTM …

2 Más comentados

  1. Hermosa nota! Hermoso sueño! Les deseo toda la suerte para que puedan cumplirlo! Hermosa juventud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *