Home / Noticias / Hispano Suiza Carmen; el espíritu y un sólido legado familiar

Hispano Suiza Carmen; el espíritu y un sólido legado familiar

El nuevo Hispano Suiza Carmen tras su debut a nivel mundial en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2019, marcando el resurgimiento de esta emblemática marca española de autos de lujo, se presentó en el Automobile Barcelona el 9 de mayo de 2019.

El Carmen, diseñado, desarrollado y fabricado en Barcelona y totalmente eléctrico es un gran turismo hiperlujo, la máxima expresión de un diseño de inspiración clásica, un chasis y un tren motriz de última generación, una potencia trepidante y una dinámica impecable.

Es el primer modelo de un nuevo segmento de vehículos “hyperlux”, que combina el rendimiento de los superdeportivos con un lujo exquisito, una artesanía meticulosa y una atención a los detalles técnicos y de ingeniería. Una propuesta realmente única y un tributo perfecto a la marca emblemática española de coches.

El estreno mundial de este deportivo de serie es la materialización de un sueño de toda la vida de Miguel Suqué Mateu, actual presidente de Hispano Suiza y sus hermanos, bisnieto del fundador de la marca. El Carmen se inspira en la singularidad y la elegancia de su madre, la señora Carmen Mateu (1936-2018).

Este nuevo modelo de producción propia, ha sido creado desde cero para ofrecer una experiencia de conducción excepcional y lujosa. El Carmen, que combina una avanzada propulsión totalmente eléctrica de 750 kW (1,019 HP) con un monocasco de fibra de carbono súper rígido, suspensión delantera y trasera de doble trapecio y vectorización de par, ofrece una dinámica excepcional, con una especial atención a un alto rendimiento y su facilidad de conducción. Con una potencia tan prodigiosa y un peso de tan sólo 1.690 kg, el Carmen ofrece unas prestaciones de primera clase alcanzando los 100 km/h en menos de 3 segundos y con una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 km/h.

El diseño impactante y cautivador del Carmen equilibra a la perfección, la deportividad agresiva y la elegancia atemporal, en un perfil que lo hace claramente diferenciable en la carretera. Su estilo tiene una gran influencia de los autos Hispano Suiza de principios del siglo XX, concretamente el Hispano Suiza H6C Dubonnet Xenia de 1938, del que solo se fabricó un ejemplar. El Carmen compendia el legado de elegancia y diseño de la marca en un moderno coche ‘Hyperlux’.

Hispano Suiza ha seleccionado los mejores materiales para su exclusivo interior, inspirándose en los interiores de los modelos Hispano Suiza más lujosos antiguos. El exquisito habitáculo de dos plazas irradia refinamiento y opulencia y complementa a la perfección su rendimiento reduciendo el esfuerzo del coche.

El estilo de Hispano Suiza para el Carmen queda reflejado en la excepcional atención a los detalles de su producción totalmente artesanal. El diseño, la ingeniería y la fabricación del coche se han realizado en Barcelona, a manos de un equipo de expertos altamente cualificados de QEV Technologies, especialista en ingeniería de sistemas de propulsión eléctrica y de competición.

El precio del Carmen de Hispano Suiza partirá de 1,5 millones de euros (más impuestos), y solo se fabricarán 19 ejemplares desde finales de 2019 hasta 2021.  La homologación del vehículo se finalizará a principios de 2020 y en junio del mismo año, se entregará el primer Hispano Suiza Carmen. Los clientes potenciales ya pueden inscribirse para adquirir uno de los modelos exclusivos del Carmen a través de la web www.hispanosuizacars.com y poder entrar en el proceso de personalización de su vehículo.

Un diseño elegante y contemporáneo inspirado en el legado icónico de la marca.

El equipo de Hispano Suiza tuvo claro el objetivo principal del diseño del vehículo: el renacimiento de la marca tenía que ser un homenaje a sus orígenes. El mercado de los coches de alto rendimiento está dominado por deportivos agresivos diseñados para parecer futuristas y para demostrar con osadía sus logros técnicos. El Carmen es diferente. Hispano Suiza es diferente. Ya desde sus inicios, a principios del siglo XX, la marca siempre ha sido diferente.

Uno de los pilares fundamentales en la historia de Hispano Suiza ha sido la belleza de su estilo. Y uno de los diseños más llamativos, que más ha servido de inspiración al Carmen, como decíamos, fue el Hispano Suiza Dubonnet Xenia de 1938, una pieza única de arte inigualable que fue encargada por André Dubonnet. Este legendario piloto de caza de la Primera Guerra Mundial corrió en coches Hispano Suiza y también fue un prolífico inventor apasionado por la aerodinámica moderna.

Él mismo se encargó del diseño de su auto especial, que exhibía la innovadora suspensión de muelles helicoidales de Dubonnet. Este sistema de suspensión fue cedido posteriormente a varios otros fabricantes de automóviles. El Carmen hace honor a las características tan distintivas de forma y estilo del Dubonnet Xenia y se traduce en un perfil aerodinámico retrospectivo modernizado para los próximos años.

El estilo del Carmen es deliberadamente provocativo y pretende generar una reacción emotiva y ser reconocible al instante.

El frontal del Carmen está dominado por una gran rejilla trapezoidal de marco cromado y profundo, inspirada en sus antepasados de las décadas de 1920 y 1930. En su centro se sitúa el texto en cursiva `Hispano Suiza’ y la nueva insignia de la marca, una moderna interpretación de su logotipo original.

Los faros semicirculares están dispuestos como unos ojos de felino con un agresivo “ceño fruncido” que parecen proyectar la luz desde las profundidades de la carrocería del vehículo, con anillos LED concéntricos para las luces de conducción diurna y los intermitentes. La rejilla del guardabarros delantero está flanqueada por un par de entradas de aire de gran tamaño que acentúan el dominio de la rejilla central y dan la impresión de un movimiento dinámico hacia delante. Un separador frontal “flotante”, casi invisible en negro, canaliza el aire por debajo del auto.

A cada lado, un surco pronunciado aporta un cambio drástico de superficie entre el capó y el panel del guardabarros delantero sobre la rueda delantera hasta la base del pilar A. La línea de la carrocería está muy marcada a través del panel de la puerta, que alberga una salida de aire por detrás de la rueda delantera. Esta silueta cóncava termina justo en el punto en que la parte trasera toma el relevo: una elipsis suave incorpora la rueda trasera cubierta, inspirada en los detalles aerodinámicos de la gota de agua del Dubonnet Xenia.

Vistos desde atrás, los anclajes formados se estrechan ligeramente sobre las ruedas traseras cubiertas, flanqueando un pronunciado estrechamiento de la línea del techo y de la pantalla trasera que termina en un punto marcado, agudo y orientado hacia atrás, la cola trasera de la gota. El nombre del modelo aparece con orgullo en el borde recto y limpio del panel de la cubierta trasera: en forma de texto aparece “Carmen”, una representación clara de la firma original de Carmen Mateu.

Debajo del abrupto borde del panel de la cubierta trasera hay un vacío oscuro, un espacio perforado por los distintivos faros traseros del Carmen y el prominente difusor trasero. Las luces traseras circulares parecen en principio relativamente convencionales y las luces traseras y de freno se iluminan como anillos LED. Ahí es donde termina la convención. En primer lugar, en el centro de los anillos, el emblemático gráfico de la cigüeña de Hispano Suiza, modernizado para el renacimiento de la marca, se presenta como las luces de marcha atrás del coche. Los intermitentes traseros ofrecen una mayor libertad de movimiento. Los anillos exteriores de cada faro trasero incorporan ocho pequeños dientes en torno a su perímetro interior. Estos dientes son, de hecho, las puntas de las tiras de LED longitudinales que se extienden desde lo más profundo de la carrocería del coche. Si se ve desde un ángulo, el indicador “late” a lo largo de los conos de la luz creando un espectáculo visual dramático y fascinante.

Aerodinámicamente, uno de los principales retos para el equipo de diseño era lograr una baja resistencia y, al mismo tiempo, asegurar el flujo de aire necesario a través de los radiadores del coche para enfriar la batería y los componentes del tren motriz de una forma eficiente. Las pruebas y el diseño se llevaron a cabo utilizando una dinámica de fluidos computacional (CFD) y software de simulación de túnel de viento virtual.

El coeficiente de resistencia es de 0,325 Cd, inferior al del Porsche 918 Spyder (0,34), al Koenigsegg Agera R (0,37) y al Ferrari F12 (0,33).

El splitter delantero, el suelo plano y el difusor trasero funcionan al unísono para reducir la elevación. El splitter delantero crea una zona de baja presión en la parte delantera, mientras que el difusor hace lo mismo entre las ruedas traseras recurriendo a un efecto de geometría convexa. El suelo plano mantiene la energía de flujo lo más alta posible desde la parte delantera hacia la trasera, aumentando así la eficiencia del difusor trasero.

El aire se canaliza hacia el paso de rueda trasero a través de una toma de aire de bajo arrastre en el suelo plano y hacia afuera a través de la parte trasera del auto: este flujo de aire contribuye a la refrigeración por convección de los frenos traseros.

Un tren motriz eléctrico avanzado 

Una de las decisiones fundamentales en la concepción del primer coche de serie de Hispano Suiza desde finales de la década de 1940 fue la elección de la tecnología del tren motriz.

El equipo de diseño y el propio presidente de Hispano Suiza decidieron rápidamente que el coche debía mirar hacia adelante y abrazar el futuro. Esto está en línea con los valores de sostenibilidad de la empresa matriz de Hispano Suiza, el Grup Peralada, la empresa de la familia Suqué Mateu. Además, antes de cofundar la empresa en 1904, el director técnico de Hispano Suiza, Mark Birkigt, ya experimentó con los trenes motrices eléctricos. Creó uno de los primeros prototipos de vehículos eléctricos de España, otro factor que influyó en la decisión de optar por un tren motriz totalmente eléctrico para el Carmen.

El socio tecnológico de Hispano Suiza para el diseño y la fabricación del Carmen, QEV Technologies, tiene una amplia experiencia en el desarrollo de la tecnología de transmisión de vehículos eléctricos, específicamente para los equipos que participan en la FIA Formula E y la FIA Electric Production Car Series (EPCS). Como tal, QEV Technologies aporta unos niveles sin precedentes de conocimientos de ingeniería al tren eléctrico del Carmen, contribuyendo así a su excepcional rendimiento, eficiencia, fiabilidad y seguridad.

El Carmen está propulsado por dos motores síncronos de imanes permanentes (PMSM) de 375 kW, uno para cada rueda trasera. El par significativo de cada motor se controla a través de sofisticados sistemas vectoriales de par desarrollados internamente por QEV Technologies.

La potencia totalmente eléctrica de 750 kW (1.019 CV), combinada con un bajo peso en orden de marcha de tan sólo 1.690 kg, permite que el Carmen vaya de 0 a 100 km/h en menos de tres segundos y a una velocidad máxima de 250 km/h (limitada electrónicamente).

About Benjamin Chellew

Dedicado al periodismo de los motores con estudios de Mecánica Automotriz en la Universidad Tecnológica de Panamá. Emprendedor, Car Guy y aficionado a los deportes

También puedes ver

Volkswagen T-Roc Cabrio: El primer crossover compacto deportivo

Volkswagen trae un ambiente de aire fresco al segmento de los utilitarios deportivos (SUV) con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *